20 de abril de 2024

Por qué tenemos diferentes tipos de sangre y cómo influyen en la infección por coronavirus

La mayoría de los humanos pertenece a uno de estos cuatro grupos sanguíneos: A, B, AB u O.
Normalmente, tu tipo de sangre hace muy poca diferencia en la vida diaria, excepto si necesitas una transfusión.

Sin embargo, las personas con tipo A de sangre pueden tener un mayor riesgo de contraer covid-19 y desarrollar síntomas severos, sugiere una investigación reciente, mientras que las personas con sangre tipo O tienen un riesgo menor. Los resultados de este estudio siguen la evidencia de investigaciones anteriores de que ciertos grupos sanguíneos son más vulnerables frente a otras enfermedades como el cáncer.

Aún se desconoce en gran medida por qué tenemos distintos tipos de sangre y qué propósito sirven, y se sabe muy poco sobre sus vínculos con virus y enfermedades. Desbloquear el papel que juegan los tipos de sangre potencialmente podría ayudar a los científicos a comprender mejor el riesgo de sufrir enfermedades para las personas de diferentes grupos sanguíneos.
Por qué importan

Los tipos de sangre fueron descubiertos en 1901 por el inmunólogo y patólogo austriaco Dr. Karl Landsteiner, quien luego ganó un Premio Nobel por su trabajo. Al igual que otros rasgos genéticos, el tipo de sangre se hereda de los padres.

Antes del descubrimiento de los grupos sanguíneos, una transfusión, un procedimiento común que ahora salva vidas, era un proceso de alto riesgo. El médico pionero James Blundell, que trabajó en Londres a principios de 1800, le hizo transfusiones de sangre a 10 de sus pacientes y solo la mitad sobrevivió.

Lo que no sabía es que los humanos solo deberían obtener sangre de otros ciertos humanos.

Aquí está el porqué: el sistema de grupos sanguíneos ABO se identifica por los anticuerpos, parte del sistema de defensa natural del cuerpo, y los antígenos, una combinación de azúcares y proteínas que cubren la superficie de los glóbulos rojos. Los anticuerpos reconocen cualquier antígeno extraño y le dicen a tu sistema inmunológico que lo destruya. Es por eso que dar a alguien sangre del grupo equivocado puede poner en peligro su vida.

Por ejemplo, tengo sangre tipo A+. Si un médico me inyectara accidentalmente tipo B, mis anticuerpos lo rechazarían y trabajarían para descomponer la sangre extraña. Como resultado, mi sangre se coagularía, interrumpiría mi circulación y me causaría sangrado y dificultades para respirar, y potencialmente moriría. Pero si recibiera sangre tipo A o tipo O, estaría bien.

Tu tipo de sangre también está determinado por el estado Rh, una proteína heredada que se encuentra en la superficie de los glóbulos rojos. Si lo tienes, eres positivo. Si no, eres negativo.

La mayoría de las personas son Rh positivo, y pueden obtener sangre de tipos de sangre compatibles que sean negativos o positivos. Pero las personas con sangre Rh negativo normalmente sólo deben obtener glóbulos rojos Rh negativos (porque sus propios anticuerpos pueden reaccionar con los glóbulos sanguíneos del donante incompatible).

Eso nos deja con ocho posibles tipos de sangre primaria, aunque hay algunos otros más raros.

En el centro de cada figura están los donantes y en las aristas los posibles receptores. Como vemos, la sangre del tipo O negativo puede ser usada en transfusiones a personas con cualquier tipo de sangre.

¿Y qué hay del coronavirus?

Un puñado de estudios han demostrado un vínculo entre el tipo de sangre y el nuevo coronavirus, aunque la mayoría involucró a un pequeño número de personas y algunos no fueron revisados por pares.

Un equipo de investigadores europeos que publicó sus hallazgos en el New England Journal of Medicine en junio descubrió que las personas con sangre tipo A tenían un riesgo 45% mayor de infectarse que las personas con otros tipos de sangre, y las personas con sangre tipo O tenían el 65% de probabilidades de infectarse que las personas con otros tipos de sangre. Estudiaron a más de 1.900 pacientes con coronavirus gravemente enfermos en España e Italia, y los compararon con 2.300 personas que no estaban enfermas.
Se observó un efecto similar en los trabajadores de la salud de Hong Kong con el grupo sanguíneo O durante el brote de SARS, que infectó a 8.098 personas desde noviembre de 2002 hasta julio de 2003 y es de la misma familia de virus.

Hay dos hipótesis sobre el vínculo entre los grupos sanguíneos y el covid-19, dijo Jacques Le Pendu, director de investigación de Inserm, una organización francesa de investigación médica. Una es que las personas con tipo O son menos propensas a los problemas de coagulación y la coagulación ha sido un factor importante en la gravedad de los casos de covid-19.

Le Pendu dijo que también podría explicarse por la probabilidad de que el virus lleve el antígeno del grupo sanguíneo de la persona infectada. Como tal, los anticuerpos producidos por una persona del grupo sanguíneo O pueden neutralizar el virus cuando se infectan por una persona del grupo sanguíneo A, similar a las reglas para las transfusiones de sangre.
Las personas con tipo A no deben alarmarse ni las personas con tipo O deben relajarse, dijo Sakthivel Vaiyapuri, profesor asociado de Farmacología Cardiovascular en la Universidad de Reading, en el Reino Unido.
Vaiyapuri, en colaboración con la Universidad Thi-Qar en Iraq, está realizando un estudio sobre el papel de los tipos de sangre basado en datos de más de 4.000 personas en Iraq que tenían covid-19 y 4.000 que no se enfermaron. Dijo que los primeros resultados sugieren que el tipo O podría tener un efecto protector, pero no es definitivo. Y dada la cantidad de variables subyacentes que existen, es probable que cualquier efecto, protector o no, sea bastante pequeño.

Por ejemplo, la idea de que tener sangre tipo O es una protección no coincide con el patrón de infecciones por covid-19 en Estados Unidos. La sangre tipo O es más frecuente entre las personas negras, que han experimentado tasas de infección desproporcionadamente altas.

“Las personas del grupo O no deberían pensar que no van a contraer esta enfermedad. No deberían estar corriendo por todas partes y no mantener la distancia social, (así como) no debería entrar en pánico el grupo A”, “Hay tantos factores subyacentes. Pensamos en esto como un virus respiratorio, pero en realidad es una colección completa de cosas que están sucediendo que aún no entendemos”,dijo.
La investigación sobre tipos de sangre a veces ha caído en diferentes disciplinas académicas, pero una mejor comprensión de por qué tenemos diferentes grupos sanguíneos y la relación entre los anticuerpos del tipo sanguíneo y el riesgo de enfermedades probablemente nos ayudará a desarrollar vacunas y diseñar nuevos medicamentos, incluso para el covid-19.

fuente: CNN