13 de abril de 2024

El desprendimiento de retina es considerada una urgencia oftalmológica. El paciente por lo general empieza a disminuir la visión y no sucede paulatinamente sino que se reduce de un día para otro. Puede producirse por varias causas como hacer algún esfuerzo, toser, estar constipado, estornudar muy fuerte, por stress, o propio de la fisiología del ojo.

Consultamos al Dr. Agustín Aranda oftalmólogo, especialista en cirugía vitrorretinal para hablar de esta patología. «En la parte interna del ojo tenemos algo que se llama vítreo que es como una gelatina que puede desprenderse de la retina y consigo llevarse un fragmento de retina. Queda como un agujerito en la retina que empieza a generar líquido y luego aparece el desprendimiento».

El Dr Aranda explica que es una patología que se trata desde hace bastante tiempo, empleando diferentes técnicas.

«La más usada es la vitrectomía posterior que se hace con trócares, como pequeños túneles  que se colocan. No hay dolor porque es con anestesia local. La cirugía dura entre una y dos horas como mucho. Se utilizan diferentes sustancias  como el perfluorocarbono o se realiza láser para tratar de mejorar la calidad visual del paciente que ha perdido producto del emprendimiento de retina».

«Hay más de un 80 por ciento de probabilidades de mejorar esa visión. En el 20 por ciento que no anda bien,  puede desprenderse pero se vuelve a operar. Si en el primer caso era  para una inyección de gas dentro del ojo producto del tipo de desprendimiento de retina, uno cambia la metodología. Es decir que tiene solución».

MENOR VISION POR LA DIABETES

Además del tema de la retina, preguntamos al Dr. Aranda sobre la pérdida de visión de las personas  diabéticas.

«Eso algo diferente porque una cosa es la disminución visual paulatina y otra cosa es la disminución visual  repentina. En la diabetes se va disminuyendo en forma paulatina la visión y está muy relacionado con el tema de la glucemia, el control metabólico que tenga el paciente, la presión. Es una conjunción de factores que hacen  que la visión sea buena o vaya empeorando. A medida que el paciente está más desestabilizado, la visión empeora y con ello empiezan los tratamientos».

No se puede hacer solamente un tratamiento a nivel oftalmológico sino también tiene que ser en conjunto con el diabetólogo, con el medio clínico,  con nutricionistas. Son una serie de profesionales que tratan el caso en sí para poder mejorar la visión del paciente.

 ¿Los pacientes diabéticos también tienen posibilidades de solucionar su problema de visión?

«El tratamiento de la diabetes es láser, inyecciones intravítreas de anticuerpos monoclonales que se ponen dependiendo de la visión una vez por mes por tres meses o por seis meses o se hacen para protocolos que a medida que baja la visión se pone la inyección, o protocolos que cada tres meses se pone inyecciones . De tener una complicación mayor como por ejemplo un sangrado dentro del ojo se hace limpieza,  láser. Hay diferentes etapas para tratar una diabetes».

Esa idea también de que el paciente diabético pierde la visión hoy tiene muchas alternativas  de tratamiento?

«Exactamente. La idea hoy es prevenir la ceguera. El paciente que va empeorando la visión tiene que controlarse, el paciente diabético tiene que controlarse una vez al año o dependiendo si tiene mayor gravedad, una vez cada seis meses e ir viendo qué tipo de tratamiento se puede asociar para cada paciente».