21 de julio de 2024

Mas consultas por presión alta: cómo controlarla

Inciden varios factores, entre ellos, la mala alimentación, el sedentarismo y el estrés.
Su presencia aumenta la posibilidad de presentar enfermedad coronaria, infarto agudo de miocardio, complicaciones renales o ACV de forma significativa

Durante este tiempo de cuarentena, hubieron un aumento marcado de las consultas de pacientes hipertensos que presentan registros elevados de su presión arterial. Esto se debe, en parte, a varios factores: el aumento en la ingesta de alimentos ultraprocesados con alto nivel de sodio, no cumpliendo la dieta hiposódica recomendada, la inactividad física, el estrés por la situación que vivimos, la imposibilidad de acceder a las recetas de medicamentos fácilmente y la dificultad de realizar la consulta presencial con su médico de cabecera.

En Argentina, al menos uno de cada tres adultos tiene presión elevada y más de la mitad de los hipertensos no están bien controlados.

En la niñez y adolescencia el sobrepeso es el principal causal. En la adultez, la obesidad sumada a la inactividad física, mala alimentación, el exceso en el consumo del alcohol, el tabaquismo y la diabetes constituyen grupos de riesgo elevado. Por último, en los adultos mayores el envejecimiento y la rigidez arterial pueden ser causantes de hipertensión, aún en pacientes que han tenido presiones normales previamente.

Estilo de vida antihipertensivo

Las recomendaciones son: incorporar la actividad física aeróbica regular; evitar el sobrepeso y la obesidad, especialmente de abdomen y tronco; mantener una alimentación saludable, rica en vegetales, frutas, granos integrales, pobre en harinas, grasas saturadas y sodio; no fumar (y evitar también el humo de segunda mano); reducir la ingesta de alcohol y no consumir drogas.