13 de abril de 2024

Osteoporosis: por qué no hay que suspender los tratamientos

La enfermedad que torna frágiles a los huesos, lo que los hace más propensos a fracturas

Unas 200 millones de personas en todo el mundo viven con osteoporosis y la cifra se encuentra en constante crecimiento. Se trata de una enfermedad que torna frágiles a los huesos, lo que los hace más propensos a fracturas. Afecta a ambos sexos, pero es más frecuente en las mujeres después de la menopausia. Mantener el contacto con los especialistas y no abandonar el tratamiento es fundamental para reducir riesgos en tiempos de pandemia.

En paralelo con las medidas de aislamiento y distanciamiento social dispuestas para contener la propagación del coronavirus, creció el temor de la población a concurrir a controles médicos por enfermedades crónicas. La osteoporosis es una de ellas.

Las estadísticas indican que una de cada 3 mujeres y uno de cada 5 hombres sufrirán una fractura por osteoporosis a lo largo de sus vidas. Las más frecuentes son de cadera, vértebras, muñeca y húmero.

El calcio y la vitamina D acompañan a los tratamientos para osteoporosis, indicó. El primero es un aporte esencial para los huesos. Se obtiene de los lácteos, espinaca, acelga, brócoli, frutos secos y sésamo, entre otros. Mientras que la vitamina D protege huesos y músculos, y dentro de sus efectos extraóseos también frente a infecciones virales respiratorias.

El mayor aporte de vitamina D es por su síntesis en la piel mediante la exposición al sol. Expertos sugieren que unos pocos minutos de luz solar directamente sobre la piel de la cara, brazos, espalda o piernas (sin protector solar) todos los días, pueden producir el en el cuerpo la vitamina D que el cuerpo necesita. Sin embargo, la cantidad de vitamina D producida puede variar mucho de persona a persona. Y debido a que la exposición al sol es el principal factor de riesgo para el cáncer de piel, no se recomienda pasar más de unos pocos minutos sin protector.

Hay pocos alimentos que contienen vitamina D, entre ellos, pescados grasos (salmón, atún, caballa), yema de huevo, hongos y lácteos fortificados. Tanto el calcio como la vitamina D pueden ser consumidos como suplementos, que deben ser indicados por el profesional tratante.

En tanto, el tratamiento farmacológico incluye a los bifosfonatos (alendronato, risedronato, ibandronato y zoledronato)

El retraso en la dosis o la suspensión del tratamiento puede implicar pérdida de la masa ósea ganada, aumento perjudicial del recambio óseo y, lo más importante, aumento en el riesgo de fracturas, el objetivo principal de la terapia es disminuir de 40 a 70 por ciento la probabilidad de fracturas.