19 de julio de 2024

Qué significa y qué implica para la alimentación de los argentinos.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación explicaron que irán por un sistema gráfico de advertencias sobre sodio, azúcares y grasas saturadas, además de la mención o declaración de edulcorantes. La opinión de Mónica Katz, presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición

El rotulado de envases de alimentos en Argentina se regula por el Código Alimentario Argentino (CAA). Las disposiciones del CAA son de contenido higiénico sanitario, bromatológico y de identificación comercial y, por lo tanto, no incluyen una perspectiva de prevención de enfermedades crónicas no transmisibles, por ejemplo.

El rotulado nutricional de envases de alimentos muestra información en tablas de composición nutricional. La evidencia a nivel internacional ha demostrado que este tipo de rotulado no es de fácil comprensión y no cumple la función de informar a la población sobre los componentes principales de un alimento para que puedan realizar una selección más saludable de los alimentos que consumen.

El vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, considera que el etiquetado frontal debe permitir hacer una elección informada propiciando la libre elección del consumidor y su empoderamiento al momento de adquirir un producto, en función de sus necesidades.

Mónica Katz, médica especialista en nutrición y presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN), explicó que el etiquetado que quieren adoptar no ha mostrado en el mundo un impacto sanitario: “El problema de este etiquetado frontal es que los estudios que se llevaron a cabo para determinar esto más que nada tienen que ver con estudiar la comprensión del usuario, pero lo que no investigaron son los pasos intermedios al cambio de conducta, es decir, si esto va a servir a que de verdad cambie comportamientos saludables en la Argentina.

En Chile, que tienen el mismo etiquetado frontal negro, hubo un impacto en cantidad de ventas pero eso no indica nada, ya que a veces la persona no compra eso y compra otras cosas que tampoco son saludables».