13 de abril de 2024

Estrategia para reducir drásticamente las posibilidades de contagiarte de Covid-19

Usar el transporte público o visitar un lugar de culto se asocia con una probabilidad significativamente mayor de dar positivo encoronavirus, mientras que practicar un distanciamiento social estricto está relacionado con una probabilidad significativamente menor, sugiere una estudio de investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, en Estados Unidos.

Encontraron, por ejemplo, que aquellos que informaron de un uso frecuente del transporte público tenían más de cuatro veces más probabilidades de presentar un historial de pruebas positivas de infección por SARS-CoV-2, mientras que aquellos que practicaban un estricto distanciamiento social al aire libre tenían solo una décima parte de la probabilidad de informar alguna vez haber sido positivo para el SARS-CoV-2.

Se cree que el estudio se encuentra entre las primeras evaluaciones a gran escala de comportamientos relevantes para COVID-19 que se basan en datos de encuestas a nivel individual, en contraposición a datos agregados de fuentes como aplicaciones de teléfonos celulares.

La clave, el distanciamiento social

En ausencia de una vacuna, las autoridades de salud pública han enfatizado prácticas como quedarse en casa, usar barbijos y mantener el distanciamiento social en público. Sin embargo, no ha habido una buena manera de controlar si se están siguiendo tales prácticas y entre qué grupos.

Las 1.030 personas incluidas en el estudio, que ha registrado más de 113.000 casos confirmados de SARS-CoV-2 y casi 3.700 muertes confirmadas, según el Departamento de Salud de Maryland.

Los investigadores hicieron preguntas a los participantes de la encuesta sobre viajes recientes fuera del hogar, su uso de máscaras, distanciamiento social y prácticas relacionadas, y cualquier infección confirmada con SARS-CoV-2, ya sea recientemente o en absoluto.

Los resultados indicaron que 55 (5,3 por ciento) de los 1.030 participantes habían dado positivo por infección por SARS-CoV-2 en algún momento, mientras que 18 (1,7 por ciento) informaron haber dado positivo en las dos semanas anteriores a la encuesta.

Los investigadores encontraron que al considerar todas las variables que podían evaluar, pasar más tiempo en lugares públicos estaba fuertemente asociado con tener antecedentes de infección por SARS-CoV-2. Por ejemplo, un historial de infección fue aproximadamente 4,3 veces más común entre los participantes que dijeron que habían usado el transporte público más de tres veces en las dos semanas anteriores, en comparación con los participantes que dijeron que nunca habían usado el transporte público en el período de dos semanas.

Un historial de infección también fue 16 veces más común entre los que informaron haber visitado un lugar de culto tres o más veces en las dos semanas anteriores, en comparación con los que informaron que no habían visitado ningún lugar de culto durante el período. La encuesta no distinguió entre visitar un lugar de culto para un servicio religioso u otros fines, como una reunión, un campamento de verano o una comida.

Por el contrario, aquellos que informaron practicar el distanciamiento social al aire libre «siempre» tenían solo un 10 por ciento de probabilidades de tener un historial de SARS-CoV-2, en comparación con aquellos que informaron «nunca» practicar el distanciamiento social.

«Cuando ajustamos por otras variables como las prácticas de distanciamiento social, muchas de esas asociaciones simples desaparecieron, lo que proporciona evidencia de que el distanciamiento social es una medida eficaz para reducir la transmisión del SARS-CoV-2».

Por ejemplo, el 81 por ciento de los participantes mayores de 65 años informaron que siempre practicaban el distanciamiento social en las actividades al aire libre, mientras que solo el 58 por ciento de los jóvenes de 18 a 24 años lo hacía.

Por: Europa Press