30 de noviembre de 2023

La masa grasa en los primeros meses de vida podría determinar obesidad en la edad preescolar

Un nuevo estudio muestra las implicancias en el desarrollo de la masa grasa desde el nacimiento a los 6 meses de vida con situaciones de sobrepeso infantil en los años siguientes

La Organización Mundial de la Salud asegura que el sobrepeso y la obesidad son un problema de salud pública cada vez más preocupante y que afecta desde edades más tempranas. Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta.

La obesidad infantil se ha vuelto cada vez más común durante las últimas tres décadas, a pesar de las iniciativas de salud pública que se intentan implementar de modo global. Por ejemplo, alrededor de 13,7 millones de niños y adolescentes en Estados Unidos están muy por encima del peso normal o saludable para su edad y estatura, debido a sus comportamientos o genética. Según la OMS cuando el peso del bebé es un 20% superior al peso ideal según las tablas de percentil tiene obesidad.

La conclusión determinó que cuanto mayor es la masa grasa de un recién nacido, más probabilidades hay de que tenga un índice de masa corporal más alto o experimente obesidad o sobrepeso entre los 2 y los 6 años.

Los especialistas de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) expresaron su preocupación ante el aumento del sobrepeso y la obesidad en los niños en nuestro país y enfatizaron sobre la necesidad de generar intervenciones desde el mismo nacimiento para poder combatirlos, tanto en el aspecto nutricional como en el de la actividad física, sobre todo por tratarse de una condición crónica que actúa como factor de riesgo para el desarrollo de muchas otras enfermedades.

En el estudio holandés se examinaron 401 lactantes haciendo hincapié sólo el cambio en el porcentaje de masa grasa durante los primeros 6 meses de vida, y se asoció con el porcentaje de masa grasa y la masa grasa subcutánea abdominal a los 2 años. Un rápido aumento en el porcentaje de masa grasa durante ese período se asoció con trayectorias más altas de masa grasa corporal durante los primeros 2 años de vida.

Los datos de este estudio sugieren que “los primeros 6 meses de vida son una ventana crítica para la programación de la adiposidad, que puede tener importantes implicaciones para la atención primaria de salud”.

Se indica que un rápido aumento de peso en los primeros años de vida se asocia con un mayor riesgo de adiposidad y enfermedades cardiovasculares a partir de los 21 años de edad.