13 de julio de 2024

Hipertensión arterial : una amenaza al acecho

En vísperas del Día de la Hipertesión Arterial, publicamos nota del Dr. Carlos E. Castro Olivera -MP:552 MN:47.522- especialista en Clínica Médica y Cardiología, ex presidente del distrito NE de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA). Agrademos al Dr. Castro este valioso material.

La actividad cíclica del corazón:

(sístole y diástole) y del árbol arterial permiten la distribución del oxígeno y de múltiples sustancias necesarias para el buen funcionamiento de todo el organismo. Esto se logra mediante el mantenimiento de una presión arterial adecuada dentro de un rango considerado normal. Cuando la misma supera esos valores hablamos de “Hipertensión arterial”, factor de riesgo cardiovascular de importancia en todo el mundo.


De acuerdo a los trabajos de investigación y las guías de instituciones nacionales como la Sociedad Argentina de Cardiología, la Federación Argentina de Cardiología y la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial, se define“Hipertensión arterial” a valores de presión iguales o superiores a 140 mm de Hg de la presión máxima o sistólica y/o 90 mm de Hg de mínima o díastólica (14/9 como incorrectamente lo refiere la población en general).


Estos valores son los límites para diagnosticar la hipertensión desde los 16 años de edad y deberían ser tomados en condiciones adecuadas con el paciente en reposo, sentado, con los pies apoyados en el piso, sin cruzar las piernas, recostado en la silla, con el manguito del aparato al nivel del corazón, un aparato adecuado y de manera repetida Consultar www.saha.org.ar
El límite de 140-90 mm Hg son los considerados cuando la toma se hace en el consultorio y corresponden a los 135-85 mm Hg cuando el paciente se toma la presión en su casa con un aparato y una técnica apropiados.


La HTA es una enfermedad que en el 85% de los casos, en adultos, no reconoce una causa única identificable, es decir, se trata de una enfermedad multifactorial en la que participan los antecedentes familiares, el consumo excesivo de sal, la obesidad, el sedentarismo, etc.

Esta característica determina que su tratamiento no sea curativo y deba ser diario y permanente con una adecuada adherencia por parte del paciente.

La única manera de diagnosticarla es la toma de la presión arterial que debería hacerse desde la niñez y especialmente durante la adolescencia por el aumento de casos de hipertensión en este grupo en las últimas décadas.

La HTA se encuentra presente en 6 de cada 10 personas a partir de los 60 años. Es responsable de muchas muertes prematuras y de discapacidad en todo el mundo cuando no se la diagnostica y trata adecuadamente. Además habitualmente se encuentra asociada a otros factores de riesgo como el tabaquismo, la diabetes o el colesterol elevado favoreciendo la aparición de enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca, accidente cerebro-vascular (isquémico y hemorrágico) e insuficiencia renal entre otras complicaciones posibles.

Uno de los problemas principales de la HTA es que NO tiene relación con los síntomas habitualmente referidos por los pacientes (sangrado nasal, conjuntival, mareos o acúfenos).En la gran mayoría de los casos es una enfermedad ASINTOMÁTICA por lo cual la única manera de diagnosticarla es tomando la presión en las condiciones adecuadas como dijimos antes.


Diagnosticada la HTA, el médico de atención primaria está capacitado para corroborar el diagnóstico y solicitar los estudios necesarios para evaluar el grado de repercusión de la hipertensión y otras enfermedades asociadas que podrían aumentar el riesgo.

De acuerdo a ello indicará el tratamiento adecuado según el caso individual y que seguramente incluirá una alimentación saludable con reducción de la sal, actividad física regular, peso saludable y medicación cuando fuera necesaria.

En algunas situaciones particulares,especialmente en los casos de difícil control de la presión a pesar del uso de varios medicamentos antihipertensivos, se requerirá la atención por parte de algún especialista como por ejemplo un cardiólogo, un nefrólogo o un especialista en hipertensión arterial. Por otra parte hoy en día existe una lista de medicamentos adecuados para tratarla, con muy poco frecuentes efectos adversos, de pocas tomas diarias y con la cobertura de las obras sociales, las prepagas y las instituciones públicas.


El tratamiento adecuado indicado y la estricta adherencia de las indicaciones por parte del paciente logran disminuir significativamente la mortalidad, el riesgo de insuficiencia cardíaca y renal, de enfermedad coronaria y de enfermedad cerebrovascular. Recordemos que se trata de una enfermedad actualmente controlable aunque no curable que exige un tratamiento diario e ininterrumpido.

Resumiendo : la HTA es una enfermedad de causa multifactorial, muy frecuente, especialmente en la población adulta aunque puede comenzar a edad temprana, asintomática en la mayoría de los casos, que aumenta significativamente el riesgo cardiovascular y para el cual disponemos de excelente medicación con el objeto de evitar sus complicaciones.

 

Dr Carlos E. Castro Olivera
MP:552 MN:47.522
Especialista en Clínica Médica y Cardiología.
Ex presidente del distrito NE de la Sociedad Argentina de Hipertensión
Arterial (SAHA).