13 de abril de 2024

Método para resetear los intestinos

El doctor Facundo Pereyra, especialista en medicina interna, gastroenterología y endoscopía digestiva, ha creado su método para resetear nuestros intestinos que ayuda a sanar varias enfermedades.

Basado el concepto de que la mayoría de las personas no sabe que los problemas digestivos causan enfermedades como  afecciones en la piel, cefaleas, migrañas, depresión, ansiedad, sobrepeso, enfermedades autoinmunes, entre otras, el especialista desarrolló el programa MDB 15, donde fusiona la medicina tradicional con la alternativa.

El Dr. Pereyra ha publicado dos libros, el primero Reseteá tus intestinos y el segundo La vida después del reseteo. En ellos describe una guía de alimentos recomendados sanar los intestinos en 15 días y «recuperar las ganas de vivir».

Para dar una master class y hablar sobre su método, estuvo hoy en Posadas. Antes lo consultamos.

Su fórmula se basa en comer por día al menos 30 plantas. Cómo lo podemos lograr?

Hay que combinar frutas, verduras, frutos secos, legumbres, semillas y especias. Ir a la verdulería y comprar muchas variedades de verduras, incluso las que nunca comemos. Un poquito de cada una, aunque no te guste después la terminas metiendo en un guiso, en una sopa. Tener siempre  legumbres en remojo. En casa tenemos mucha variedad de porotos, garbanzos, lentejas. Y los frutos secos también variados. Después muchas clases de semillas. Comprarse un mortero para molerlas, luego es ideal activarlas en agua. Espolvorear o comerlas solas, con aceite de oliva, en las ensaladas. Y siempre un alimento fermentado. Intentar tener junto con las plantas, un lata de kombucha o kéfir, o prepararlo. Si pueden hacer fermentados caseros mejor. También el yogur para los que no tienen problemas con los lácteos es espectacular.

Cambiar los hábitos.

Hacerse el hábito de evitarlos los alimentos refinados. Si uno logra no elegir harinas ni azúcar, va por la vida mucho más liviano. Tener elecciones alimentarias mucho más saludables, es un hábito que uno adopta y se disfruta. Muchas personas que adoptaron esta costumbre de comer más saludable no tienen tentaciones cuando van a un cumpleaños, ven unan torta, caramelos o postres. Les llaman más la atención los vegetales.

Ningún desliz?

El permitido no está mal, no hay que obsesionarse, al contrario, está bueno, el tema es no tener muchos permitidos. Los alimentos refinados pueden generar adicciones. Es muy importante ese concepto porque hay mucha gente que no puede dejar de comer azúcar y harinas blancas.

Y con los chicos?

Con ellos hay que tener más cuidado. Creemos que hay que predicar con el ejemplo, pero tampoco bajar demasiada línea  porque ahí podés caer también en problemas de conducta  alimentaria y eso no está bueno. Tratar de que en la alacena no haya productos muy adictivos, como caramelos, galletitas. Es una situación difícil  porque los niños donde van comen caramelos y está bien, todos comemos caramelos. Cuando los padres comen saludable, los chicos van a crecer bien y van a adoptar ese hábito.

Los hábitos saludables

Existe una enorme tendencia, eso lo vemos reflejado en el aumento de casas naturistas en todo el país. Mi análisis personal es que como cada vez hay más personas que tienen sensibilidad al gluten -no celíaca- y problema con los lácteos, son las que van llevando una alimentación más  saludable. Cada vez se ve más conciencia, pero estamos muy  lejos de lo que debemos. Hoy todavía se considera que el 80% de la población come mal.

Leche y el pan han sido siempre los alimentos básicos que con los que hemos crecido. Por qué ahora nos hacen mal?

No le hacen mal a todo el mundo. Hoy  la leche y el pan siguen siendo los alimentos básicos y lo van a seguir siendo. Para  un 30% de la población esos alimentos no son saludables. Y para el resto, ese 70%, si se excede, va a generar un síndrome metabólico salvo algunas situación personal genética muy favorable. A la larga pueden provocar problemas de salud, las llamadas enfermedades crónicas.

Los productos son sembrados, cultivados y procesados de otro modo también. La pregunta es por qué el trigo hoy nos cae peor que a nuestros abuelos? Porque ha sido manipulado genéticamente para que sea más esponjoso, más sabroso y  el pan que comemos tiene más gluten que el de antes.

Las bebidas

Las azucaradas, obviamente prohibidas, bebidas con edulcorantes también son malas. Aparecieron  trabajos científicos que advierten que pueden estar asociadas con problemas de metabolismo, que aumentan cuatro veces el riesgo de cáncer en las personas que toman todos los días edulcorantes. Con el jugo de naranja que siempre se consideró tan saludable, hay que tener cuidado porque es  muy calórico. Todavía para los niños se sigue recomendando el jugo. Tal vez mejor comer la fruta con su fibra,  su pulpa, pero no todo el líquido, con la fructosa que se absorbe y genera picos de glucosa.

Las bebidas alcohólicas tomarlas en la vida social, no tomar todos los días. No más de medio litro de vino el hombre y una copa la mujer.

Los controles periódicos los indica a sus pacientes?

Sí, tenemos que difundir que todo ser humano después de los 50 años tiene que hacerse una colonoscopía, tenga o no antecedentes. Cuando hay casos de cáncer de colon en la familia, el control puede empezar un poco antes. Existe una forma de saberlo con una aplicación que desarrolló a mi hermano -científico y gastroenterólogo- que está disponible en forma gratuita para todos. Se llama chequeartucolon.com.ar. Entran, cargan sus datos, los antecedentes familiares, y quizá sea necesario hacer antes la colonoscopía.

La gastritis es una de las enfermedades más difundidas en estos momentos, con el consumo de prazoles. Qué sucede con eso?

Para la gastritis, hoy en día nuestro enfoque es tratarla un poco diferente. Antes del prazol, siempre intentamos ir a la raíz, que son el estrés y la alimentación. Muchas personas solamente cambiando su alimentación y disminuyendo sus alimentos o dosificándolos, se curan. El otro factor fundamental es emocional. Recomendamos tanto la relajación activa como la meditación y la actividad física, sin descuidar los casos  que necesiten la psicoterapia.

El Dr. Pereyra continúa su charla frente a una gran platea que se convocó en Posadas para escucharlo.