13 de abril de 2024

Comemos más cuando hace frío?

Hace frío y nos dan ganas de comer más, inclusive tenemos antojos de ciertos alimentos.

Queremos algo más potente, que nos dé calor.

Los días más cortos, algunos grises, con menos luz natural, provocan un aumento en la producción de la melatonina, hormona  encargada de disminuir la temperatura corporal y, por ende, aumentar la necesidad de consumir más calorías.

El invierno cambia el funcionamiento de hormonas que afectan el apetito, como los glucocorticoides.

El cuerpo nos pide más comida para no sufrir hipotermia, aunque en realidad estemos bien abrigados o frente a la calefacción.

Es frecuente que productos como las legumbres, los guisos y las bebidas calientes, cobren protagonismo durante esta temporada.

Se prefieren platos que dan calor o tienen más contenido graso.

También se buscan cosas dulces de panadería, tortas, pasteles, chocolates.

Como hace frío es difícil que elijamos una fruta o una ensalada. Preferimos un mate, un café con leche o un té.

Y no hablar de estar más tiempo en la casa e ir varias veces a la cocina.

Por suerte para nuestros organismos el invierno misionero tiene pocos días fríos. Así que no es tanto el riesgo de comer de más y subir de peso.

Hidratarse y moverse siguen siendo las recomendaciones que no hay que olvidar.