19 de julio de 2024

La importancia de hacer el control de ojos a los niños

Hoy 17 de agosto es el Día de la Enfermedad de Coats, una patología crónica caracterizada por la pérdida lenta y progresiva de la visión unilateral. Fue descripta en el año 1908 por el oftalmólogo escocés George Coats. Se la conoce también como Síndrome de Retinitis Exudativa.

Se inicia durante la niñez y la juventud, siendo más común en hombres que en mujeres. Se estima que el 80% de los pacientes manifiestan los síntomas de esta patología poco frecuente, antes de los 10 años de edad.

Ante una enfermedad que ataca la visión de los chicos consultamos a la oftalmóloga Dra. Fernanda Corsi que atiende niños en el Hospital de Pediatría Dr. Fernando Barreyro y en su consultorio privado. Nos describe la enfermedad.

«Es un trastorno idiopático por anomalías vasculares de retina, son congénitas. Las hemos visto muchas veces en la primera etapa de vida, generalmente entre los cuatro a diez años. Los padres lo primero que advierten en un chiquito de por ejemplo dos o tres años es un estrabismo. O porque el ojito está torcido entonces al examinarle el fondo de ojo podemos llegar a ver una leucorea, es decir el ojo blanco por un desprendimiento de retina. Tenemos que hacer un diagnóstico diferencial por la edad de ese niño. Puede ser el tumor más frecuente maligno en niños que se llama retinoblastoma. O sea que el Coats, está dentro de los diagnósticos diferenciales».

 

Qué síntomas observan?

«Empiezan cuando vemos una exudación en el fondo porque como es una enfermedad vascular, entonces los vasitos empiezan a sudar líquido. No se ve muy seguido. Cuando revisamos los ojos y como ya hemos visto casos anteriores, sabemos que puede llegar a ser un Coats. Se debe tener cierta minuciosidad en el estudio.

 

El tratamiento

«Si está en el período más agudo de exudación, ya con el diagnóstico diferencial – generalmente son unilaterales, se ven un solo ojo- entonces empieza el tratamiento.  Es fotocoagulación con láser o crioterapia en los estadios tempranos. Cuando ya está el desprendimiento de retina es bastante complejo. Tuvimos dos casos acá en el Hospital que derivamos a Buenos Aires. Con el tratamiento el pronóstico es bueno».

 

La prevención es fundamental

«Nuestra conclusión es siempre recordar la importancia de hacer los controles de ojos en los recién nacidos, al sexto mes y cuando cumple un año. Después cada dos años porque ahí es donde nosotros podemos llegar a detectar algo y no hacerlo en forma tardía. Con un estrabismo donde ya te das cuenta que el paciente no ve o con su leucocoria que significa ya una cronicidad con un ojo blanco».