13 de abril de 2024

Expertos revelan el rasgo de personalidad más vinculado a la longevidad

La búsqueda de la fórmula para una vida larga y saludable ha sido un objetivo constante a lo largo de la historia, y aunque muchas personas atribuyen su longevidad a una actitud positiva, los expertos están descubriendo que la relación entre la personalidad y el envejecimiento es más compleja de lo que parece.

Según las estadísticas, en la última década se ha observado un aumento significativo en la cantidad de estadounidenses que alcanzan los 100 años o más. Si bien algunos de ellos atribuyen su longevidad a una perspectiva positiva de la vida, los expertos sostienen que hay otros factores en juego que son aún más influyentes.

El Dr. David Watson, exprofesor de psicología de la personalidad de la Universidad de Notre Dame, destaca que más allá de la positividad, la escrupulosidad es un rasgo de personalidad que está estrechamente relacionado con la longevidad. La escrupulosidad se refiere a cuán organizada, disciplinada y responsable es una persona, y las personas con alta escrupulosidad tienden a cuidar mejor su salud en diversos aspectos.

Por ejemplo, aquellos con altos niveles de escrupulosidad suelen beber alcohol con moderación, mantener una dieta equilibrada y evitar comportamientos de riesgo. Esta prudencia se traduce en menores tasas de accidentes y una mejor salud en general, según explica el experto. Además, la escrupulosidad puede aumentar con la edad, lo que significa que las personas pueden aprender a ser más organizadas y disciplinadas con el tiempo, mejorando así su longevidad.

 

Otro rasgo

La amabilidad también se vincula con la longevidad, especialmente en situaciones estresantes. Las personas psicológicamente sanas tienden a recuperarse más rápidamente del estrés, ya que pueden relativizar los problemas y volver más fácilmente a su equilibrio emocional. Esto sugiere que el manejo eficaz del estrés y la resiliencia son factores clave para una vida más larga y saludable.

Una combinación de hábitos saludables, la capacidad de recuperación y rasgos de personalidad como la escrupulosidad y la amabilidad están detrás de una vida más duradera y plena. Si bien la actitud positiva es importante, no es suficiente por sí sola para garantizar la longevidad. La clave parece estar en adoptar un estilo de vida integral que incluya estos factores esenciales para envejecer bien. La escrupulosidad, en particular, se muestra como un rasgo de personalidad fundamental relacionado con el éxito no solo en la longevidad, sino también en el ámbito académico y laboral.