13 de abril de 2024

Sisifemia: Cuando el trabajo se convierte en un desafío sin fin

En la vorágine del panorama laboral contemporáneo, surge un término que encapsula la experiencia de un creciente número de profesionales: la «sisifemia». Este concepto, acuñado por José Manuel Vicente, director de la Cátedra de Medicina Evaluadora Pericial de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), encuentra sus raíces en el mito de Sísifo, el personaje condenado a cargar perpetuamente una roca cuesta arriba, solo para verla caer una y otra vez.

La sisifemia no respeta límites de sectores y afecta a profesionales de diversas disciplinas. Este fenómeno se manifiesta como una carga laboral aparentemente sin fin, capaz de minar la confianza en uno mismo y generar una búsqueda constante de validación a través del trabajo. La presión implacable por alcanzar estándares a menudo inalcanzables también contribuye a este ciclo de esfuerzo continuo.

 

Sectores más vulnerables a la sisifemia

  • Profesionales de la salud como médicos, enfermeros y demás personal sanitario se enfrentan a una carga de trabajo abrumadora, generando la sensación de estar atrapados en un ciclo sin fin de responsabilidades.
  • La naturaleza rigurosa y prolongada del trabajo de abogados y profesionales legales puede generar una sensación de sisifemia, especialmente en casos complejos y procesos judiciales que se extienden en el tiempo.
  • Empresarios y emprendedores. La gestión de un negocio propio implica desafíos constantes, lo que puede llevar a una sensación de esfuerzo continuo para superar obstáculos.
  • Especialistas en tecnología e informática. En un campo en constante evolución, la necesidad de adquirir nuevas habilidades puede crear la sensación de perseguir constantemente el conocimiento para mantenerse actualizado.
  • Profesionales de Finanzas que trabajan en un entorno financiero competitivo y sujeto a regulaciones cambiantes. La presión por alcanzar metas financieras puede generar una sensación de carga laboral incesante.

 

Estrategias para enfrentarla

  • Gestión efectiva del tiempo: Priorizar tareas y establecer límites para evitar la sensación de trabajo constante.
  • Promoción del bienestar: Fomentar hábitos de salud física y mental para mantener un equilibrio entre trabajo y vida personal.
  • Establecimiento de metas realistas: Definir objetivos alcanzables y celebrar logros, por pequeños que sean.
  • Reconocimiento de herramientas de apoyo: Por ejemplo, el 75% de las firmas y abogados no cuenta con una herramienta de gestión legal, y esto puede ser un factor contribuyente a la sisifemia.

Es fundamental reconocer y abordar este fenómeno para promover un entorno laboral equilibrado y gratificante. La sisifemia, aunque puede afectar a cualquiera, no debe convertirse en una carga insuperable. La implementación de estrategias efectivas permitirá a los trabajadores encontrar sentido de logro y satisfacción en sus labores, evitando caer en la trampa de una tarea perpetua y sin fin.