13 de abril de 2024

Membranas amnióticas de placentas misioneras

La membrana amniótica se produce en Misiones, en el Banco de Sangre, Tejidos y Biológicos. Una gran novedad que alivia a muchos pacientes.

 

De qué se trata?

Es un apósito biológico que se emplea en el tratamiento de quemaduras y otras lesiones de la piel. Se obtiene de la placenta de la mujer embarazada, luego del nacimiento del bebé.

Hasta hace muy poco Misiones tenía que pedir afuera de la provincia y ver también si había disponibilidad,  principalmente en el Hospital Garrahan que es el otro sitio en nuestro país que está fabricando.

«Ahora hemos iniciado el proceso acá y ya se cuenta con un stock mínimo como para realizar pequeñas intervenciones con productos propios de las placentas misioneras», explica el  Dr Aberto Krupp  gerente de Producción del Banco.

La membrana se aplica a niños y adultos con quemaduras, en cirugía estética regenerativa y en oftalmología.

Se trata en general de pacientes muy  susceptibles como por ejemplo los niños con quemaduras.

Cuando un chico ingresa quemado se lo anestesia para realizarle una limpieza, un raspaje. Después de tres días debe repetirse la acción. Con la aplicación de estas membranas, recién a los siete días se hace un nuevo control, evitando tanto ingreso a quirófano y procedimiento agresivo.

 

La rica placenta

El proceso de obtención de la membrana amniótica se realiza a partir de la placenta de las madres.

Es un producto constituido por lo más puro de de la naturaleza que es la placenta, la que alimentó a un bebé en la panza. Son células madres con muchas propiedades.

Modifica los tratamientos habituales pues aumenta las posibilidades de curación de la superficie dañada, la regenera.

 

El proceso para llegar a los parches

«Nos encargamos desde el inicio del procedimiento hasta el producto terminado. Empezamos con la captación de la donante que debe ser una mamá sana con un embarazo controlado y que tenga su bebé por cesárea», describe la Farmacéutica Daniela Cáceres,  coordinadora del Banco y quien tiene a su cargo este proceso.

«Trabajamos con el Hospital Materno Neonatal, de forma integrada con un equipo de ginecólogos, obstetras, técnicos,  enfermeros, que intervienen .

Con ellos vemos las historias clínicas de las pacientes, las condiciones para establecer quiénes pueden donar su placenta.

Nos acercamos a cada embarazada y junto con el grupo de profesionales,  comentamos  la posibilidad de donar su placenta y le solicitamos el consentimiento, por más que sea un tejido que después del parto se descarta.

Tanto nosotros desde la institución como por parte del INCUCAI, se solicita tener el aval de la madre que autoriza a que ocupemos ese tejido.

Entregamos al Materno Neonatal el kit de colecta con los materiales estériles.

Una vez que ingresa al Banco el tejido,  realizamos el proceso de desmembramiento que es separar del disco placentario, la membrana amniótica que es lo que ocupamos. El procedimiento primario es la limpieza y luego el secundario donde efectuamos un tratamiento antibiótico. Después de 24 horas volvemos a hacer ingreso al área de procesamiento y se realiza el fraccionamiento.

Obtenemos parches para quemados, de distintos tamaños para abarcar la mayor superficie en los pacientes con quemaduras  y parches para oftalmología que tienen un tamaño estandarizado de 4 por 4 centímetros».

El material se conserva con un líquido de crío preservación, empaquetado en vacío en un ultra freezer a menos 80 grados.

Queda disponible para los hospitales que forman el Parque de la Salud.

El Dr. Krupp indica que «es importante  aclarar que los profesionales que van a emplear este tejido deben estar habilitados por INCUCAI, como equipo de trasplante de membrana. En nuestra jurisdicción, somos parte del CUCAIMIS».

 

Quiere decir que entonces se considera un trasplante de tejido?

Si, con eso garantiza  que el profesional haga buen uso del producto, con todas las normas de regulación.

Se trabaja rigurosamente, con los controles de calidad exigidos. La validación del ambiente donde se trabaja, son varias las condiciones.

 

Con orgullo

«Queremos decirlo porque es algo más que positivo para nosotros»,  recalca Krupp.

Y agradecer a los profesionales que se abocan a esta tarea. Más adelante queremos hacer extensivo a otros nosocomios de la provincia a fin de disponer de un stock y abastecer en cada lugar. Esto significa ir mejorando la calidad de vida de nuestros pacientes.

El Banco de Sangre , Tejidos y Biológicos tiene varios proyectos y desafíos por delante.

«Empezamos de manera práctica por algo que tiene demanda, con costos más accesibles y que podamos concretarlo».

En todo este proceso técnico se incorporó gente.

Somos un banco de sangre de autogestión. Tratamos de recuperar los costos con pacientes que tienen obra social pero sin olvidar que estamos en un hospital público, preparados para atender a quienes no tienen cobertura y necesitan nuestro servicio

Podemos llevar adelante nuestro proyectos porque las autoridades comprenden la necesidad de nuestras iniciativas y nos apoyan» cierra Krupp.

«Para mí es algo sumamente innovador y un desafío constante desde el día uno» dice Daniela Cáceres.