13 de julio de 2024

El Hospital Favaloro y su crecimiento en la atención de una amplia zona de Posadas

El Hospital Nivel III René Favaloro de Posadas es un centro de georreferencia en la atención de la salud de una amplio porcentaje de la población de la capital de Misiones.

Ubicado en la zona Oeste, abarca Villa Cabello, Itaembé Miní e Itaembé Guazú, entre los barrios más grandes.

Su director, el Dr. Raúl Pereyra nos describe con orgullo los logros durante su gestión que se inició en marzo de 2016.

«Tener tres cuartos de los habitantes de Posadas para atender, en lo que a baja y media complejidad nos referimos, es muy importante para nuestra atención. Desde que asumí la dirección, la cantidad  fue aumentando. Siempre se recibió mucha cantidad de gente por ser un hospital polivalente.

El caudal de pacientes que llegan a la guardia es numeroso, desde los casos febriles más comunes hasta accidentados, cuadros coronarios, lesiones, accidentados de la zona. Lo que se puede contener es atendido y si no se deriva a un centro de mayor complejidad como el Hospital Madariaga».

Al  Hospital Favaloro asisten niños, adolescentes, adultos y adultos mayores. Desde la recepción, uno advierten la actitud solícita de cada persona que nos atiende.

El Dr. Pereyra nos explica. «Estamos atentos a todas las situaciones que se presentan, si surgen casos más complejos, o quien no consigue un turno, escuchar al paciente, muchas personas pasan diariamente, estamos las 24 horas de los siete días de la semana.

Tuvimos que ir adaptándonos a la demanda,  el equipo de profesionales que comprende médicos, enfermeros y todo el personal que trabaja acá. Debimos aumentar la planta de integrantes del Hospital.

El nosocomio comprende la mayoría de las especialidades médicas, cuenta con consultorios externos,  guardia de emergencia, quirófano, internación, terapia intensiva. Y es el único hospital con guardia odontológica.

«Cubrimos ciertas cuestiones sociales y hacemos todo lo que es atención primaria de la salud. Contamos con un centros de vacunación dentro del Hospital. También con más especialistas que se han ido sumando como cardiólogos, un lindo grupo urólogos,  logramos un buen grupo de trabajo».

Durante los últimos años se ha ampliado el nivel de atención,  se han agregado instalaciones y un equipo de trabajo en crecimiento.

Uno de los objetivos es aumentar la complejidad de los servicios, las cantidades de procedimientos quirúrgicos.

«Cuando llegué el plantel era de 70 personas y hoy somos 400.

Mucha gente de nuestra zona que antes debía ir a otro centro asistencial, ahora puede atenderse acá. Incluso llegan de lugares más alejados de la ciudad y de otras localidades de Misiones.

Nosotros tenemos metas de tener que ir  cumpliendo. Administrativamente hablando, este ordenamiento nos  permite también generar los recuperos con la atención de pacientes que tienen obra social. Eso posibilita contar con propios fondos, independientemente que dependemos del Ministerio de Salud y del Parque de la Salud».

Cómo se siente en la tarea de dirigir el Hospital?

«Ejercer esta función me gusta, dejé la especialidad y me dedico a la parte gerencial de la medicina,  me he formado, esto exige una gran responsabilidad. Elegí este camino.

El Favaloro es un hospital de referencia,  que está en proyecto de crecimiento para aumentar la capacidad de respuesta, sobre todo para esta zona de la ciudad.

Este hospital creció mucho en poco tiempo, falta todavía una  etapa de de construcción que ha sido proyectada, también elevar el nivel de cantidad de camas, son tiempos difíciles pero en algún momento  creo que se va se va a hacer».

La oferta de Posadas es finita y la demanda sigue creciendo. Cuando ocurren situaciones como el COVID o  el dengue donde hay mayor demanda se nota más. Son cuestiones epidemiológicas que hay que atender, están además las estacionales.

«Hemos pasado por momentos de mayor demanda como sucedió durante la epidemia del COVID o como con el dengue, incluso este verano Nos encontramos con un problema epidemiológico que nos llevó a repensar cómo organizarnos cuando aumenta mucho la demanda de atención. Tuvimos que agregar camillas, en la guardia sumamos diez plazas,  reasignamos personal, seguimos atendiendo dengue pero no estamos saturados estos días de comienzo de febrero».

La gente de la zona confía en su hospital. «Puede llegar por una uña encarnada o por un dolor precordial. Hay que atender y resolver. De eso nos ocupamos acá en el Hospital Favaloro».