21 de julio de 2024

La ANMAT revisará la condición de venta de los medicamentos bajo receta

Las especialidades medicinales de venta bajo receta que, al menos durante los últimos 5 años, han probado la ausencia de efectos adversos graves, podrán ser declarados de venta libre.

El Ministerio de Salud de la Nación dispuso la revisión y propuesta de modificación por parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) de la condición de venta de las especialidades medicinales.

Podrán declararse de venta libre a aquellos de probada calidad, seguridad y eficacia, que a través de la permanencia en el mercado nacional bajo condición de venta bajo receta, al menos durante los últimos 5 años, han probado la ausencia de efectos adversos graves. Se establece a través de la Resolución 284/2024, publicada ayer jueves en Boletín Oficial.

La denominación de medicamentos de “venta libre” corresponde a aquellos productos destinados a aliviar dolencias que no exigen en la práctica la intervención de un profesional médico.

Además, por su forma, uso, condiciones, dosis previstas y su amplio margen de seguridad, este tipo de medicamentos no entrañan ningún tipo de peligro para los consumidores.

Analégicos, productos para malestares digestivos, cuadros gripales y antialérgicos son algunos de los productos más consumidos en nuestro país.

La ANMAT

Como organismo descentralizado con jurisdicción en todo el país, se encarga de controlar, fiscalizar y garantizar que los productos para la salud sean eficaces, seguros y de calidad.

La agencia de regulación determina las condiciones de venta (libre, bajo receta, bajo receta archivada y bajo receta y decreto) teniendo en cuenta la naturaleza o peligrosidad del uso indebido de los medicamentos.

Ahora, a partir de un pedido de la ANMAT, la resolución establece que este organismo llevará adelante “la revisión de la condición de venta –cuando corresponda– de las especialidades medicinales, pudiendo declarar de venta libre a aquellos de probada calidad, seguridad y eficacia, que a través de la permanencia en el mercado nacional bajo condición de venta bajo receta, al menos durante los últimos 5 años, han probado la ausencia de efectos adversos graves, que afectaren el balance riesgo-beneficio”.