19 de julio de 2024

Prevenir las enfermedades del corazón

Las enfermedades cardíacas son unas de las principales causas de muerte.

Existen  factores de riesgo que no se pueden modificar. Sin embargo, es posible prevenirlas siguiendo un estilo de vida saludable para el corazón. He aquí algunas estrategias que te ayudarán a proteger el corazón.

Para tener en cuenta.

 

No fumar ni consumir tabaco

Las sustancias químicas del tabaco pueden dañar el corazón y los vasos sanguíneos. El humo del cigarrillo reduce el oxígeno en la sangre, lo que eleva la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Esto se debe a que el corazón tiene que trabajar más para suministrar suficiente oxígeno al cuerpo y al cerebro.

El riesgo para enfermedad cardíaca empieza a disminuir tan solo un día después de dejar de fumar.

Hacer al menos de 30 a 60 minutos de actividad al día

La actividad física regular y diaria puede reducir el riesgo para enfermedades cardíacas. La actividad física  ayuda a controlar el peso. También reduce las probabilidades de padecer otras afecciones que pueden sobrecargar el corazón. Entre ellas se encuentran la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes tipo 2.

 

Una dieta saludable para el corazón

Una dieta sana puede ayudar a proteger el corazón, mejorar la presión arterial y el colesterol y reducir el riesgo para diabetes tipo 2. Un plan de alimentación saludable para el corazón incluye:

  • Verduras y frutas.
  • Carnes magras y pescado.
  • Productos lácteos descremados o bajos en grasa.
  • Granos o cereales integrales.
  • Grasas saludables como el aceite de oliva

Consumir menos:

  • Sal o comidas ricas en sodio.
  • Azúcar o bebidas azucaradas.
  • Carbohidratos muy refinados.
  • Alimentos muy procesados, como las carnes procesadas.
  • Grasas saturadas, que se encuentran en la carne roja, en los productos lácteos enteros
  • Grasas trans, que se encuentran en algunas comidas rápidas fritas, en las papas fritas y en los productos horneados.

 

Mantener un peso saludable

El sobrepeso, especialmente en la parte media del cuerpo, aumenta el riesgo para enfermedades cardíacas.

Puede derivar en afecciones que aumentan las probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas. Entre estas afecciones se encuentran la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes tipo 2.

 

Dormir bien

Las personas que no duermen lo suficiente tienen mayor riesgo para obesidad, presión arterial alta, ataque cardíaco, diabetes y depresión.

La mayoría de los adultos necesitan dormir al menos siete horas cada noche.

Consultar al médico ante dificultades del sueño

 

 Controlar el estrés

El estrés continuo puede influir en el aumento de la presión arterial y otros factores de riesgo para enfermedades cardíacas.

Algunas personas también afrontan el estrés de formas poco saludables. Por ejemplo, pueden comer en exceso, beber o fumar.

El estrés continuado puede estar relacionado con afecciones mentales, como ansiedad y depresión.

 

Exámenes médicos periódicos

La presión arterial y el colesterol altos pueden dañar el corazón y los vasos sanguíneos. Pero si no te sometes a un chequeo para detectar estas afecciones, es probable que no sepas si las tienes. Los exámenes de detección periódicos pueden indicar cuáles son tus cifras y si necesitas tomar medidas.

 

Tomar medidas para prevenir las infecciones

Ciertas infecciones pueden derivar en problemas cardíacos. Por ejemplo, la enfermedad de las encías puede ser un factor de riesgo para enfermedades cardíacas y vasculares.

Cepillarse los dientes y usar hilo dental a diario. Realizar revisiones dentales periódicas.

Otras enfermedades causadas por infecciones pueden empeorar los problemas cardíacos existentes. Las vacunas ayudan a proteger de las enfermedades infecciosas.

Fuente: Mayo Clinic