19 de julio de 2024

El día mundial del asma se celebra el primer martes del mes de mayo a partir de 1998 luego de que se realizara la primera Reunión Mundial del Asma en Barcelona, España. Ha sido impulsado por la ‘Iniciativa Global para el Asma´’- GINA- con el auspicio de la ´’Organización Mundial’ de la Salud – OMS-.
El objetivo es informar y concientizar a la población sobre esta enfermedad.

Esta enfermedad produce en individuos predispuestos, inflamación de la pared bronquial y constricción de su musculatura lisa llevando a la estrechez de las vías respiratorias con una obstrucción variable al flujo aéreo. Esto se traduce en síntomas como tos, sibilancias y disnea. Los desencadenantes por lo general ingresan con el aire que el paciente inhala pudiendo actuar por mecanismos alergénicos, irritativos o infecciosos.
La enfermedad aparece en forma de episodios agudos con períodos asintomáticos, aunque un pequeño porcentaje de pacientes pueden tener síntomas constantes.

En la actualidad existen tratamientos que llevan a un buen control de los síntomas haciendo que la mayoría de los pacientes lleven una vida normal. Además del tratamiento farmacológico es importante implementar medidas de control ambiental como evitar la exposición al humo del cigarrillo y otros irritantes y aeroalérgenos. También juega un rol muy importante la educación de pacientes y cuidadores en el uso correcto de la medicación con técnicas de inhalación adecuadas.

Los objetivos terapéuticos actuales buscan lograr un buen control de los síntomas diarios, nocturnos y con el ejercicio, con el objetivo de disminuir las visitas a servicios de emergencia y las internaciones, reducir el uso de broncodilatadores de acción corta y corticoides sistémicos y además, disminuir el ausentismo escolar del niño y laboral de sus cuidadores.

Se requiere del trabajo interdisciplinario- pacientes, familiares, médicos y sistemas de atención de salud, en forma coordinada para lograr el éxito.