19 de julio de 2024

La gota: Mitos y cuidados de esta enfermedad artrítica

La gota es una forma de artritis caracterizada por ataques repentinos y severos de dolor, enrojecimiento e hinchazón en las articulaciones, especialmente en el dedo gordo del pie.

La gota ocurre cuando se acumulan altas concentraciones de una sustancia llamada urato sérico (ácido úrico) en el cuerpo durante un periodo largo de tiempo. Cuando esto sucede, se forman cristales en forma de aguja en y alrededor de la articulación, provocando inflamación y artritis en la misma.

 

Mitos y realidades

“La gota solo afecta a personas mayores”: Si bien es más común en hombres mayores de 40 años y mujeres posmenopáusicas, la gota puede afectar a personas de cualquier edad, incluso a jóvenes adultos.

“ La gota es causada por el consumo excesivo de alimentos ricos en purinas”:  Si bien las purinas pueden desencadenar ataques de gota en algunas personas, la predisposición genética y otros factores, como la obesidad, el consumo de alcohol y ciertos medicamentos, también desempeñan un papel importante en su desarrollo.

“ La gota solo afecta al dedo gordo del pie”: Aunque el dedo gordo del pie es la ubicación más común para los ataques de gota, esta enfermedad también puede afectar otras articulaciones, como las rodillas, los tobillos, las manos y los codos.

 

Consejos para cuidarse

  • El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de desarrollar gota y pueden empeorar los síntomas. Adopta hábitos de alimentación saludables y realiza actividad física regularmente para mantener un peso adecuado.
  • bien no es necesario eliminar por completo los alimentos ricos en purinas de tu dieta, es importante limitar su consumo. Estos alimentos incluyen carnes rojas, mariscos, vísceras, bebidas alcohólicas, especialmente la cerveza.
  • Beber suficiente agua puede ayudar a prevenir los ataques de gota al ayudar a eliminar el ácido úrico del cuerpo.
  • El consumo excesivo de alcohol, especialmente de cerveza y licores destilados, puede aumentar el riesgo de ataques de gota y empeorar los síntomas en personas que ya la padecen.
  • Si te han diagnosticado gota, es importante seguir las recomendaciones de tu médico y tomar los medicamentos recetados según lo indicado. Esto puede incluir medicamentos para reducir el ácido úrico en la sangre y prevenir futuros ataques.