19 de julio de 2024

Donantes voluntarios de sangre para niños

Organización Mundial de la Salud, designó que el 14 de junio de cada año se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre como muestra de reconocimiento y agradecimiento hacia los donantes de sangre de todo el mundo.

La fecha conmemora el nacimiento de Karl Landsteiner, patólogo y biólogo austríaco, que descubrió los Grupos sanguíneos ABO.

Elegimos en esta ocasión hablar de donantes padrinos para niños, un programa que lleva adelante el Banco de Sangre, Tejidos y Biológicos de Misiones junto con el Hospital de Pediatría de Posadas.

El programa es una iniciativa en la atención pediátrica para pacientes con patologías hemato-oncológicas, como linfomas y leucemias. El propósito es minimizar la sensibilización de los pacientes mediante la asignación de un número reducido de donantes regulares.

Sobre este proyecto innovador nos habla el Dr. Alberto Krupp, coordinador del Banco de Sangre.

En qué consiste este servicio?

El objetivo principal es que los niños reciban la menor cantidad posible de hemocomponentes de donantes diferentes para reducir la sensibilización y aumentar las probabilidades de éxito en futuros tratamientos, como el trasplante de médula ósea.

Nosotros contamos con donantes para el paciente pediátrico que sufre alguna patología hemato-oncológica. Trabajamos con la  Dra. Sandra Borchichi del Hospital Pediátrico para que los pacientes reciban la menor cantidad de sensibilización en cuanto a la cantidad de donantes que puedan recibir.

Este enfoque no solo permite levantar rápidamente los valores hematológicos de los pacientes para iniciar tratamientos como la quimioterapia, sino que también facilita la posibilidad de encontrar un receptor adecuado para un trasplante de médula ósea en el futuro.

Importancia del Programa

Destaca el Dr. Krupp que no es lo mismo pasarle una cantidad de hemocomponentes de pacientes diferentes que pasarle de la menor cantidad posible en cuanto a sensibilización. Esto reduce la cantidad de antígenos y anticuerpos que recibe el niño, lo cual es crucial para futuros tratamientos.

El programa permite que cada niño tenga un «padrino» o donante regular, cuyo material biológico se reserva exclusivamente para ese paciente.

Experiencia de un donante padrino

Danilo Cez, uno de los padrinos donantes, comparte su experiencia y la gratificación que siente al formar parte de este programa. «Cuando me invitaron a formar parte de este proyecto realmente me emocionó», dice Danilo. «Saber que mi sangre va a un chico o una chica de manera habitual es realmente significativo.»

Danilo resalta que ser donante no requiere mucho tiempo, apenas unos minutos cada dos o tres meses. «Lo más gratificante es saber que uno está dando con amor. Son 45 minutos que pueden durar una extracción y ayuda a tener una mejor calidad de vida a una persona.»

Nos cuenta también sobre la importancia del anonimato y la satisfacción de saber que su donación salva vidas. «Nunca supe y tampoco tengo la necesidad de saber a quién va mi sangre. Sé que ayuda y salva vidas, y eso es lo más lindo y gratificante.»

Para tener en cuenta

El programa de donantes padrinos de sangre para niños no solo proporciona un apoyo vital para los pacientes pediátricos con patologías hemato-oncológicas, sino que también ofrece una oportunidad única para los donantes de hacer una diferencia significativa en la vida de un niño.

Danilo nos dice que su mensaje va también para personas que estén atravesando situaciones difíciles como depresión, angustia, que se acerquen al Banco de Sangre para convertirse en donantes.

Un acto de generosidad que ayuda al alma seguramente.

Sabemos que donar sangre es donar vida.