19 de julio de 2024

Adicciones: cuando la fe une a la comunidad

Más de mil personas participaron en el Primer Congreso Nacional de Consumos Problemáticos y Adicciones y Cuarto Encuentro Multisectorial  «Prevención, un Compromiso de Todos», organizado por el Ministerio de Prevención de Adicciones y Control de Drogas, llevado a cabo el pasado jueves en el Parque del Conocimiento de Posadas.

Se constituyeron varias mesas de trabajo para el desarrollo de diferentes temas en función de la atención y contención de un problema que incumbe a toda la sociedad.

Consultamos en el congreso a la Lic. en Psicopedagogía Patricia Acuña quien forma parte del equipo del Ministerio que atiende el área de comunidades de fe. Ella tuvo a  su cargo la coordinación de la mesa La importancia de la fe desde un enfoque integral.

Cuál es la propuesta de las comunidades de fe?

Son grupos con un objetivo en común: muchas personas que nos reunimos por el principio  de que creemos en Dios, creemos que él está sobre todos nosotros y a la vez nos reunimos en comunidad por eso que se llama imagen de cuerpo. Es decir de ayudarnos unos a otros, animarnos.

Estamos hoy convocando a todas las comunidades de fe, de diferentes credos, religiones, para que podamos tener criterios en común y plantearnos a partir de este congreso objetivos a futuro. Que podamos trabajar y facilitar las vías de comunicación,  fortaleciendo las redes que ya tenemos.

En la mesa organizada en el congreso, luego de la introducción de la Lic. Acuña, cada grupo religioso comentó el trabajo que realiza. El amor al prójimo, el ayudar, los factores de protección, son inherentes en estas ponencias.

La comunidad de fe es un ámbito privilegiado para que estos factores se lleven adelante. A través del trabajo desde los niños hasta lo que se aborda en familia,  todo el acompañamiento de los distintos grupos etarios.

Entre todos

Así lo amplía la Lic. Acuña.

Valoramos lo que hacen estas comunidades, las escuchamos y  podemos socializar para que las personas sepan cómo recibir ayuda de estos grupos.

Varias organizaciones lo hacen desde hace tiempo como Cáritas, tanto en adicciones como en otras temáticas.

Cómo trabajan desde el Ministerio?

Nosotros comenzamos con este programa que se llama Espacio 33-3 basado en el pasaje de la Biblia «Jeremías: clama a mí y yo te responderé». Creemos  cuando las personas están en el fondo y por testimonios – quiero tomar palabras de ellos-  como «he tocado fondo en los más profundo, levanté mis ojos y clamé a Dios». Las personas lo evidencian, lo dicen, nos cuentan. Sabemos que Dios es la respuesta pero nosotros como iglesia somos cuerpo de Cristo y debemos estar ahí para dar una respuesta efectiva.

Este programa tiene tres instancias. La sensibilización a las comunidades de fe para que tengan voluntarios, la segunda es una capacitación y la tercera es cuidar al que cuida, parte muy importante en nuestra tarea.

Es posible recuperarse? Qué pasa cuando parece que no se puede hacer más nada?

Se puede. Hace años que trabajo en esto y he visto miles de testimonios. En la Fundación Reto escuchamos muchos casos. Sabemos que todo tiene un gran vacío y un dolor que se calma, que de ese pozo se sale, hay respuestas. Dios está ahí.

Patricia nos habla desde su profesión y su fe. Nos dice que se trabaja y se avanza. Se puede.