13 de abril de 2024

Una joven médica que se integra a la política

La conocimos casi por casualidad en estos días de múltiples actividades en función de la campaña política que se desarrolla en Misiones por las próximas elecciones para elegir autoridades provinciales y municipales.

Muchos jóvenes se incorporan y forman parte de las listas de candidatos. Así fue que encontramos a Alejandra Insaurralde quien integra un sub-lema para la intendencia de Posadas como candidata a concejal.

Es médica clínica, especializada en medicina estética, con una maestría en enfermedades transmisibles, un posgrado en longevidad sana y del equilibrio molecular, y también estudió medicina legal y forense.

 

«Es muy grato que la medicina te dé este abanico de posibilidades y de formaciones en distintas ramas. En realidad, una cosa tiene que ver con la otra, uno va complementando. Cuando hice clínica médica me di cuenta que la parte asistencial no era tan lo mío, no me gustaba ver a un paciente que le daba un tratamiento y una dinámica para seguir en la casa, y que a los seis meses u ocho meses volvía con el mismo cuadro o muchas veces peor. Era una cuestión que me frustraba mucho en el día a día. Elegí otra rama que tiene que ver la prevención. Hago longevidad sana y medicina estética».

 

Por qué la medicina estética?

» Creo que la medicina estética tiene que ir de la mano de la longevidad sana. Considerar el equilibrio molecular y metabólico de una persona para que gane calidad de vida y esto lo logramos teniendo en cuenta los patrones hormonales. Cómo están sus niveles de magnesio, de calcio, sus controles, lo que se dicen las rutinas. Cada paciente, por antecedentes genéticos puede tener determinada enfermedad ya sea crónica, no transmisible, y recorriendo ese camino vemos la importancia de integrar al nutrigenómica. Tiene que ver con un nuevo ámbito que estoy desarrollando relacionado con la biotecnología humana. Un análisis genético de una muestra de saliva simplemente puede mostrarnos los factores de riesgo del paciente».

La modificación de algunos hábitos cotidianos, la alimentación, la medicación, son elementos que contribuyen, son parte de mantener la longevidad sana. » No me gusta el término antiage, porque uno no puede ir antienvejecimiento, pero sí se puede ir a favor de tener calidad de vida, con una cabeza que tiene un montón de inquietudes en un cuerpo que ya tiene sus años».

 

Y cómo trabajás la parte estética?

«Un paciente estético muchas veces se viene a hacer un tratamiento porque tuvo un conflicto y quizá ya está resuelto, pero le quedaron huellas en el rostro. Tiene que ver con la mirada que tenemos hacia lo bello. Existe toda una aparatología disponible. La tendencia hoy es buscar lo natural, suavizar las expresiones. Por ejemplo, mejorar una expresión de cansancio, de enojo. La medicina estética ayuda a suavizar estos rasgos a veces con ácido hialurónico, otras veces con toxina botulínica, con hidroxiapatita que es un bioestimulador de colágeno y de calcio y así se van sumando nuevas sustancias «.

 

Junto a toda tu actividad también llegas a la política.  Cómo tomaste esta decisión de participar?

«Vino de la mano de la propuesta de Fernando Meza que me convenció para hacer política partidaria. Política también uno realiza en el consultorio porque se toman decisiones importantes y puede cambiar el rumbo de uno o de varios individuos. Me sedujo además cuando me dijo que esto es una propuesta a largo plazo.  Vi el trabajo de todo ese equipo en los distintos barrios, en los distintos perfiles sociales, y le dije bueno, sí, vamos».

 

Estás militando y están en campaña…

«Empecé haciendo atención primaria de la salud en los operativos. Cuando llegué al primero, me llamó la atención las distintas postas que había, me acerqué a la de salud, pregunté qué estaban haciendo, me presenté, pregunté si había una silla para mí y empecé a atender.»

 

Alejandra Insaurralde tiene claro su rol inicial y respeta a sus compañeros de tareas. «No sé si me puedo considerar militante como lo vienen haciendo otros ciudadanos desde hace años. Tienen una calle increíble, saben cómo llegar, con qué energía. Mi idea es dar lo mejor de mí y disfrutar el momento ya sea en una reunión o en un examen físico. Un ciudadano que participa, que en vez de criticar nos incorporamos. Me gusta porque a veces con un abrazo, con un mate compartido, al escuchar ya le cambiaste el ánimo a una persona».