19 de julio de 2024

Médicos en alerta: cada vez más jóvenes consultan redes sociales por cuestiones de salud y encuentran información errónea

Según un estudio de la Universidad de Chicago (publicado recientemente en medios especializados) los jóvenes que investigan temas de salud en redes sociales y especialmente en TikTok, encontrarán una cantidad alarmante de información errónea en la plataforma.

Los investigadores describieron en una edición reciente de la revista Otolaryngology-Head and Neck Surgery, las graves consecuencias que pueden generar esas prácticas. La publicación fue replicada en varios medios internacionales y de Argentina.

Según especificaron los investigadores, casi la mitad de los videos con recomendaciones médicas provenían de “personas influyentes no médicas”, es decir, creadores de contenido con más de 10.000 seguidores que no se identificaban como profesionales médicos. Esos videos a veces promueven “tratamientos” realmente peligrosos.

 

Alerta roja

Como mínimo, los videos más visitados causan confusión o llevan a las personas a retrasar la atención efectiva en favor de terapias alternativas a medias, cuentan los investigadores.

Por ejemplo, una tendencia reciente instó a las personas a tratar la congestión nasal metiéndose dientes de ajo enteros por la nariz. Algo que está desaconsejado por los médicos.

 

#salud

La información de salud ha inundado TikTok junto con bailes pegadizos y desafíos tontos, dijeron los investigadores. Hashtags como #celiactok, #diabetestok y #sinustok tienen millones de visitas, ya que las personas con problemas de salud buscan información y se conectan con otros pacientes.

Cierta información errónea sobre la salud encontrada allí es relativamente inofensiva, como cuando las personas se ponían papas en los calcetines para “extraer las toxinas” dijeron los investigadores.

Pero otra información errónea es activamente peligrosa, como el contenido antivacunas o los videos que animan a las personas a beber bórax con su café matutino, dijeron.

“Hay información objetiva y de alta calidad en plataformas de redes sociales como TikTok, pero puede ser muy difícil distinguirla de la información difundida por personas influyentes que en realidad puede ser dañina”, explicaron los especialistas.

Para tener una idea de cuánta información errónea dañina se propaga en TikTok, el equipo de investigación se centró en una condición de salud específica y realizó su búsqueda durante un solo período de 24 horas. Esa estrategia estaba destinada a limitar los efectos del algoritmo en constante cambio que impulsa TikTok.

El equipo buscó en TikTok utilizando hashtags específicos relacionados con la sinusitis, como #sinusitis, #sinus y #sinusinfection. A continuación, catalogaron y evaluaron la fiabilidad y la comprensibilidad de los vídeos.

Descubrieron que las personas influyentes no médicas producían videos sobre la vida cotidiana o la comedia en lugar de tratar de impartir consejos médicos. También descubrieron que los profesionales médicos en TikTok producían contenido educativo de alta calidad que presentaba hechos sólidos y comparaba los daños y beneficios de diferentes tratamientos.

Solo el 15% de los videos de profesionales médicos contenían información no objetiva, en comparación con casi el 60% de los videos de personas influyentes no médicas, según muestran los resultados.

El día en que los investigadores estaban analizando los TikToks relacionados con la sinusitis, surgió una tendencia que involucraba a personas que se metían dientes de ajo enteros por la nariz para aliviar la congestión.

Desafortunadamente, estos mensajes tienen mayor visibilidad en TikTok porque los influencers no médicos producen mucho más contenido.

Los profesionales de la atención de la salud podrían ayudar a corregir este desequilibrio al ser más activos en las redes sociales, señalaron los investigadores.