19 de julio de 2024

Alergias alimentarias: recomendaciones higiénico-dietéticas

Las alergias alimentarias son un grupo de enfermedades que tienen mayor relevancia en niños. Se trata de una respuesta anormal del sistema inmunológico contra las proteínas de ciertos alimentos, que se repite cada vez que se ingiere el mismo.

Algunos niños pueden requerir dietas estrictas que generan dificultades y hostigamientos a la hora de socializar y en la escolarización, un 20 % de las reacciones graves pueden ocurrir en la escuela, lo que produce ansiedad y estrés.

El trabajo en equipo entre paciente, familia, comunidad, docentes y el personal de salud es fundamental para promover un ambiente seguro y mejorar la situación de los niños con alergias alimentarias.

 

¿Qué debemos saber de las alergias alimentarias?

8 alérgenos son los responsables de la mayoría de las reacciones: leche, huevo soja, trigo, frutos secos, pescado, mariscos y maní.

La leche de vaca y el huevo son los de mayor relevancia en Argentina.

 

¿Cómo reconocemos a estas enfermedades?

Se pueden presentar dos grandes grupos de pacientes, los que inician sus síntomas de forma rápida, luego de la ingesta del alimento (mediados por un anticuerpo denominado IgE) y los que lo hacen tardíamente.

Las manifestaciones son variables: desde las leves, como enrojecimiento alrededor de la boca, ronchas y/o hinchazón en labios y párpados hasta el shock anafiláctico con riesgo para la vida.

Hay niños que suelen debutar con síntomas gastrointestinales, tales como cólicos persistentes, vómitos, reflujo, diarreas y/o deposiciones con mucosidad y sangre. El eccema suele ser un síntoma de alergia alimentaria.

 

Recomendaciones desde el Servicio de Nutrición del Hospital Madariaga

  • Una vez que se haya determinado el tipo de alimento que causa la reacción alérgica, la única forma de tratarla es evitando su consumo.
  • Leer la lista de ingredientes y el etiquetado de advertencia de cada uno de los alimentos que vaya a adquirir.
  • Evitar la compra de alimentos a granel, ya que suelen utilizar los mismos utensilios para fraccionar alimentos aptos y no aptos.

 

Al momento de salir a comer fuera de casa:

  • Evitar comer en lugares donde se utilizan los mismos utensilios para la elaboración de alimentos aptos y no aptos (restaurantes tipo bufet o heladerías).
  • Se debe comunicar la situación al personal de cocina y solicitar una información detallada de los ingredientes que componen cada preparación, ya que persiste el riesgo de contaminación.
  • Evitar alimentos fritos, ya que se suelen freír alimentos aptos y no aptos en el mismo aceite de fritura.
  • En aquellos lugares donde, no se tenga absoluto conocimiento de los ingredientes que componen las preparaciones a ingerir (por ejemplo, en viajes en colectivo o avión que cuentan con servicio de alimentación), se recomienda llevar consigo su propia vianda individual.

 

Al momento de manipular y cocinar los alimentos:

  • Lavarse correctamente las manos, con agua y jabón.
  • Si en su hogar convive con más personas, utilizar utensilios específicos para la elaboración de las preparaciones aptas.
  • Almacenar por separado los alimentos aptos para consumo, de aquellos que causen alergia o que podrían contener alérgenos, tanto en heladera como en alacenas.