19 de julio de 2024

Cómo fortalecer la flora intestinal

La flora intestinal, o microbiota intestinal, es el conjunto de microorganismos que habitan en nuestro intestino. Un equilibrio adecuado de microorganismos en el intestino no solo mejora la digestión sino que también fortalece el sistema inmunológico y ayuda a prevenir enfermedades.

 

¿Por qué es importante su equilibrio?

La disrupción de esta flora puede acarrear diversas ramificaciones para nuestra salud, incluyendo deficiencias nutricionales, la manifestación de síntomas como gases, distensión abdominal y dolor, así como trastornos gastrointestinales como la diarrea. En casos más graves y menos comunes, esta alteración aguda puede desencadenar pérdida de peso, carencias de vitaminas clave como A, D y E, así como deficiencias de vitamina B12 o hierro.

 

Consejos prácticos para fortalecer la flora intestinal

  • Consumo de probióticos y prebióticos: Los probióticos son microorganismos beneficiosos que, cuando se ingieren en cantidades adecuadas, tienen efectos positivos sobre la salud. Puedes encontrarlos en alimentos fermentados como el yogur, el kéfir, el chucrut y el miso. Los prebióticos, por otro lado, son fibras que alimentan a estos microorganismos beneficiosos. Alimentos ricos en prebióticos incluyen plátanos, espárragos, ajo, cebolla y avena​.
  • Dieta rica en fibra: Es esencial para mantener una microbiota intestinal saludable. Las fibras insolubles se encuentran en cereales integrales, nueces y vegetales, mientras que las fibras solubles están presentes en frutas, verduras y legumbres. La fibra no solo promueve el movimiento intestinal regular, sino que también sirve de alimento para las bacterias buenas en el intestino.
  • Evitar el consumo excesivo de azúcares y grasas: Su consumo excesivo puede alterar el equilibrio de la flora intestinal, favoreciendo el crecimiento de bacterias perjudiciales por lo que hay que reducir el consumo de alimentos procesados y azucarados.
  • Hidratación adecuada: Ayuda a que la fibra funcione correctamente y promueve un ambiente intestinal saludable.
  • Actividad física regular: No solo beneficia al corazón y los músculos, sino que también puede aumentar la diversidad microbiana, lo que es un indicador de una microbiota intestinal saludable​.
  • Reducción del estrés: Técnicas de manejo del estrés como la meditación, el yoga y la respiración profunda pueden ayudar a mantener el equilibrio microbiano.
  • Evitar el uso innecesario de antibióticos: Los antibióticos pueden ser necesarios para tratar infecciones bacterianas, pero su uso excesivo puede dañar las bacterias beneficiosas del intestino. Siempre es importante usarlos bajo la supervisión de un profesional de la salud y solo cuando sea necesario.